Preferencias de privacidad

Gestión de consentimientos

Cookies utilizadasObligatorias

He leído y acepto la Política de privacidad.

Obligatorias

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas en nuestros sistemas. En general, sólo se establecen en respuesta a acciones realizadas por usted que equivalen a una solicitud de servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o rellenar formularios.

Cookies utilizadas Obligatorias

PHPSESSID, Priorato_de_razamondeonlineCookieAnalitycs, Priorato_de_razamondeonlineCookie

Analíticas

Estas cookies nos permiten medir el número de visitas y conocer las fuentes de tráfico. Nos ayudan a saber qué páginas son las más y las menos populares y a conocer cómo se mueven los visitantes por el sitio. Toda la información que estas cookies recolectan es agregada y por lo tanto anónima. Si no autoriza estas cookies, no sabremos cuándo ha visitado nuestro sitio.

Cookies utilizadas

Cómo anular consentimiento
_ga,_gid,_gat,

google.com

_ga,_gid,_gat,

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Opciones
iconos idiomases
iconos idiomasen
icono-movil
Atención al cliente
610 14 28 93

Baudelaire y el Vino

Baudelaire y el Vino
09/01/2017
admin

«El alma del vino» forma parte del maravilloso libro «Las flores del mal” del poeta Ch. Baudelaire. El poema es un canto al vino, el poeta enumera algunas de sus propiedades subrayando especialmente la alegría, la fuerza y el compañerismo que proporciona esta bebida. Baudelaire considera también que el vino esta vinculado directamente con la naturaleza, reconoce igualmente el trabajo paciente y laborioso de los agricultores y los sentimientos que despierta en el hombre que lo bebe.

El alma del vino

Una noche, el alma del vino cantó en las botellas:
«¡Hombre, hacia ti elevo, ¡oh! querido desheredado,
bajo mi prisión de vidrio y mis lacres bermejos,
una canción colmada de luz y de fraternidad!

Sobre la colina en llamas, yo sé cuánto se requiere
de pena, de sudor y de sol abrasador
para engendrar mi vida y para infundirme el alma;
mas, no seré ni ingrato ni dañino.

Pues que experimento un regocijo inmenso cuando caigo
en el gaznate de un hombre consumido por su labor,
y su cálido pecho es una dulce tumba
en la cual me siento mucho mejor que en mis frías bodegas.

¿Oyes resonar las canciones dominicales
y la esperanza que gorjea en mi pecho palpitante?
Los codos sobre la mesa y arremangado,
tú me glorificarás y te sentirás contento.

Yo iluminaré los ojos de tu mujer arrebatada;
a tu hijo le volveré su fuerza y sus colores
y seré para ese frágil atleta de la vida
el ungüento que fortalece los músculos de los luchadores.

En ti yo caeré, vegetal ambrosia,
grano precioso arrojado por el eterno sembrador,
para que de nuestro amor nazca la poesía
que brotará hacia Dios cual una rara flor!»


Valoraciones
[Votos: 0 Promedio: 0]

Post Relacionados

Comentarios

Nadie ha publicado todavía ningún comentario. Sé el primero en publicarlo.

Deja tu comentario

Para enviar un comentario debes aceptar nuestra política de privacidad.

  • Responsable de los datos: Priorato de razamonde
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal.
  • Destinatario: Priorato de razamonde
  • Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.
*
*
*